Albarracín merece visita en 2023.

En los últimos días prestigiosas revistas de viajes recomiendan nuestras visitas guiadas para conocer Albarracín.

La revistaViajes National Geographic ha elaborado una lista con los 100 pueblos más bellos del país que merecen una visita este año, y entre ellos, por supuesto, figura Albarracín entre el ranking de los diez primeros.

No es la primera vez que esta revista se hace eco de la belleza de nuestra localidad, el año pasado, en abril, dedicó un reportaje entero a Albarracín como destino preferente de turismo slow, en él elaboró una lista muy completa con los monumentos a visitar para no dejarse nada sin ver y no podían faltar las visitas guiadas de la Fundación, describiendo la visita guiada a la catedral así:

«UNA CATEDRAL MUY PECULIAR La vista aquí alterna su foco entre las defensas militares y la torre, coronada por azulejos, de la catedral. Es cierto que, por tamaño, no parece un templo inmenso, pero tiene bastante más enjundia que la que aparenta. En primer lugar, por su acceso, que no es el clásico pórtico en calle ancha o plaza. Como sucede en el resto de la Albarracín antigua, esta construcción se erigió a duras penas al abrigo de la montaña, por lo que para llegar hasta su entrada hay que salvar una pequeña escalinata. Luego está lo exclusivo de su acceso, ya que solo se puede conocer mediante las visitas guiadas de la Fundación Santa María de Albarracín, una institución creada hace décadas para explotar mejor el tirón turístico de esta localidad y revertir los beneficios en actividades culturales y en restauración del patrimonio. Por supuesto, la rehabilitación de esta catedral corrió de su parte. 

SORPRESAS EN EL INTERIOR El recorrido guiado por este templo desvela curiosidades como el hecho de que está ubicado donde antes se emplazaba la mezquita, en una clara demostración de la conversión de la ciudad allá por 1170. Por entonces, Albarracín mantuvo cierta independencia respecto a la Corona de Aragón con el coste que ello implicaba. Es decir, que sus gobernadores, la familia Azagra, se afanaron rápido en levantar una catedral y así tener un obispo propio.  De aquella época se conservan algunos frescos que se han descubierto gracias a las obras de restauración y una ventanuca medieval en una de las capillas laterales. Lo que actualmente se contempla es una iglesia a medio camino entre el gótico y el Renacimiento plagada de anécdotas y de hallazgos, como es el caso de la pudiente capilla de la Virgen del Pilar, que puede presumir de mármoles y linterna propia. O el retablo de San Pedro, realizado en madera de pino de la sierra de Albarracín, sorprendente por su color (sí, también rojizo) y por su dureza. O la capilla de la circuncisión, donde las últimas obras han desvelado una serie de frescos en grisalla.»

También la famosa Revista Viajar anima a comprobar ‘in situ’ que, efectivamente, Albarracín es el pueblo más bonito de España y enumera los monumentos más importantes que ver en Albarracín, por supuesto de la mano de la Fundación, de la que describe también el importante trabajo de recuperación de patrimonio:

«El templo es, además, sede de la Fundación encargada de la recuperación del patrimonio local. Entre sus trabajos destaca la rehabilitación del recinto amurallado, que cerró la primera medina islámica, adaptándose al crecimiento de la villa y a sus necesidades defensivas durante la Edad Media. Sobre un peñasco se sitúa el inexpugnable castillo, fortaleza de origen árabe que, por su situación, constituye un excepcional mirador. Y excepcional también es la catedral del Salvador. Desde el claustro se accede al antiguo Palacio Episcopal, donde encuentra acomodo el Museo Diocesano, que custodia piezas de gran valor, como un pez de cristal de roca del siglo XVI.»

Si tú también quieres descubrir la belleza y singularidad de Albarracín, no dudes en reservar una visita guiada con nosotros, para comprobar de primera mano que efectivamente es así.