El año pasado también creció la activad de la Fundación.

Tras un análisis general de la actividad fundacional del ejercicio pasado, podemos concretar que esta actividad de la Fundación recoge un pequeño crecimiento, sobre todo en el complejo de Espacios y Tesoros, en el que se manifiesta de forma decisiva. La visitas a los museos y a la ciudad crecieron, nada menos, que en un 16%, siguiendo la tónica general de incremento turístico que se refleja en Albarracín, y en la provincia en general. De los 33.868 visitantes del complejo en el año 2016, se ha pasado a los 40.585 del pasado año 2017. El total de personas atendidas en el Centro de Información ha sido de 40.835, casi las mismas que han contratado la visita al conjunto o a sus museos.

Ha hemos indicado que ha sido un año de incremento en el número de visitantes en general, pero hemos de subrayar además, que la apertura de la catedral, recién restaurada por la Fundación, ha podido ser un pequeño revulsivo  en este nuevo crecimiento de visitantes, que afectan sobre todo al paquete de visitas guiadas a la ciudad + la catedral.

El resto de las cifras  suponen ligeros incrementos tanto en el número de participantes en las actividades, que superan los 5100 participantes, como en el número de actividades. Sin embargo, en este último apartado los incrementos son mas moderados, aunque importantes dadas las circustancias. Son 35 las personas en las que ha crecido la participación, con tres acciones más entre la anualidad del 16 y la del 17. Podemos decir que nos mantenemos en una constante de crecimiento moderado.

Sin embargo, hemos de ser muy positivos si pensamos que en Albarracín, localidad que apenas rebasa los mil habitantes, se mueven cinco veces esta población, en las diferentes actividades culturales que organiza la fundación, u otros organismos apoyados en el excepcional marco cultural de la ciudad. Después de algo más de veinte años de Fundación, nos mantenemos en unas cifras muy considerables y satisfactorias para el nivel de capacidad de Albarracín.

Por todo ello podemos decir que hoy Albarracín es una ciudad cultural de gran prestigio, que sirve de referencia por esta actividad, y por su acentuada labor de restauración. Recordamos que la fundación gestiona trece infraestructuras culturales y publicas, con un margen de trabajadores que ronda la veintena, según las épocas y la actividad referenciada.

Categoria: Agenda cultural
Etiquetas: