El Curso de restauración de textiles entra en su recta final

Siguiendo la línea  aplicada en cursos anteriores, en este de conservación-restauración de tejidos antiguos, se ha realizado la intervención de tres piezas textiles con patologías similares, con actuaciones directas, adecuadas a cada pieza, e indirectas, en caminadas a su conservación futura. Estas tres piezas  son:

  • Uno de los tapices de la serie de los seis expuestos en el Museo Diocesano. Es el primero de esta interesante serie, del siglo XVI, correspondiente a la anunciación. Se ha limpiado con micro aspiración y esponja de humo, pasando después a cerrar los relés (aberturas por cambio de color) y la eliminación de bolsas. El escudo que lo preside, correspondiente a Vicente Roca de la Serna, se ha encapsulado con tejido semitransparente (tul). Por último, su franja inferior, más deteriorada, se ha consolidado con punto de restauración. Este es el cuarto de los tapices intervenidos en los cursos anteriores.

 

  • Las otras dos piezas son: Un frontal de altar formado por tejidos de épocas diferentes (finales XVII, XVIII y XIX), y las caídas laterales de un dosel realizado en seda brocada de principios del siglo XVIII. Los daños que padecen son consecuencia de las características propias de cada tejido, de la técnica decorativa y también del uso dado a las obras. En general padecen rotura y pérdidas de las fibras en los tejidos, tensiones y deformaciones diferentes, y acumulación de polvo y depósitos de cera, es por ello que los tratamientos realizados han consistido en la limpieza y consolidación preferente de los tejidos. Igualmente se ha realizado Realizando un sistema de almacenamiento adecuado para su conservación futura.

 

Por último, también se viene interviniendo en una capa pluvial, del siglo XIX, que dado su acusado deterioro se viene utilizando para las prácticas de restauración en los últimos años de este curso, dirigido por Mónica Enamorado. En él participan diez técnicos de restauración procedentes de Aragón, de  Málaga, Navarra, Madrid y Pontevedra concretamente.

Con este curso finaliza el ciclo de los siete que se vienen programando en cada edición anual, en materias diferentes en conservación y restauración mueble. Recordamos que son cursos de carácter teórico–práctico, de tres semanas consecutivas de duración, que están promovidos por la Fundación Santa María de Albarracín, en colaboración los el INAEM, que los incluye en su plan formativo, y con IPCE, que interviene en el resto de los aspectos técnicos. Hasta la actualidad se han desarrollado 23 ediciones, con más de 1500 participantes y otros tantos bienes intervenidos.