Nuevos descubrimientos en las bóvedas de la Catedral

La Catedral de Albarracín recupera el esplendor del siglo XVIII

La Catedral de Albarracín que lleva restaurándose desde 1997 y que se enfrenta a la fase final de los trabajos de restauración está sorprendiendo a los restuaradores por los descubrimientos que se están llevando a cabo.

Arcos del siglo XV que “emergen” tras el revoque de yeso de las paredes, y pinturas murales de gran riqueza cromática y figurativa que se ocultaban bajola pintura gris que se aplicó en el siglo XIX, simulando sillares.

El arquitecto responsable del plan director de las obras, Pedro Ponce de León, señala la importancia que tenían estas decoraciones en el interior de los edificios de Albarracín, aunque la riqueza de los mismos ha sorprendido a todos por igual.

Los trabajos de restauración del ábside interior,  de las capillas laterales y del el coro, dejan paso en la actualidad, a la intervención en la nave central, que pretendemos desarrollar en dos pases consecutivas, antes de junio del presente año. De este modo, quedarn para la restauración total, la actuación en el claustro y la pertinente acomotida de las instalaciones: la instalación de sistemas de iluminación, sonorización y climatización interior del templo, que se efectuarán en la última fase de la intervención, aunque la calefacción bajo el suelo ya esta parcialmente intervenida.

En conjunto,  la Fundación Santa María de Albarracín se hizo cargo de las obras de recuperación del templo en 2010, y desde entonces se han restaurado las capillas del Pilar y las Almas, la de la cicuncisión, la sacristía, el resto de las capillas laterales, salvo la nave central en la que se esta actuando ahora.

las decoraciones en restaruación de la nave  se focalizan en particular en su cubrimiento molduras y pilastras, con  decoraciones figurativas y vegetales en torno a los óculos, marmolizados en los nervios y molduras, con la característica común de predominar en todas ellas un colorido muy vivo y alegre que contrasta con el aspecto oscuro y gris que tenía la catedral cuando hace diez años todavía se encontraba abierta al público.

Categoria: Agenda cultural
Etiquetas: