Dos nuevas exposiciones recientemente inauguradas, se pueden visitar durante todo el verano en la Torre Blanca y el Museo de Albarracín

Rosa Cortiella representa un modo nuevo de entender la cerámica. No se trata tanto de producir objetos, como de poner en escena ideas. En los tiempos actuales, posmodernos, la cerámica vuelve a ser un arte utilitario, pero la utilidad es ahora muy distinta, porque se le pide apoyo para la construcción de un discurso. La forma en que se presenta la cerámica es contextual. Las instalaciones de Rosa Cortiella son un buen ejemplo.

Lluvia ácida invita a la participación del visitante. Ante un fondo negro cuelgan hasta trescientas lágrimas amarillas. Entre ellas podremos transitar. Esta lluvia ácida es totalmente inofensiva, su acidez es la del color. Estos tonos son marca de la casa en Rosa Cortiella. Suelen asociarse a lo artificial, pero no dejan de ser colores que aparecen en la naturaleza, en el polen, por ejemplo.

El diálogo entre lo artificial y lo natural es la clave de su muestra en el Museo de Albarracín,  donde toda la obra que se ofrece es inédita, recién salida del horno. La Cerámica, como  disciplina, es mediadora entre la Naturaleza y la Cultura. Y Rosa Cortiella aprovecha sus  posibilidades. Junto a Lluvia ácida se presentan otras cuatro instalaciones: su sorprendente  Herbario, las cortezas de platanero mutantes en Cambio de armario, y en iba a tirarlas, pero no  pude, y los raros frutos que cultiva en Híbridos. En todos los casos, Rosa Cortiella se ayuda de la porcelana.

Cosas que nunca faltan en la obra de esta artista son el humor y la sorpresa. Con ella, la mejor  y más innovadora Cerámica Creativa vuelve a Albarracín. Esta sigue siendo una apuesta de la  Fundación Santa María, invitando a un fértil diálogo con sus colecciones de cerámica islámica y  medieval.

LLUVIA ÁCIDA

es el título de la muestra que presenta la ceramista ROSA CORTIELLA

Museo de Albarracín – del 6 de julio al 29 de septiembre

 

Alejandro J. Ratia, crítico de arte y comisario de la exposición

 

PAISAJES DE ALBARRACÍN

exposición colectiva de los trabajos realizados durante

el recientemente celebrado Curso Superior de Pintura de Paisaje

Torre Blanca – del 13 de julio al 29 de septiembre

 

Cerca de cuarenta trabajos sobre el paisaje de Albarracín y sus armonías cromáticas, realizados  por los participantes de la última edición del Curso Superior de Pintura de Paisaje, se pueden  visitar en las salas de la Torre Blanca hasta finales de septiembre. Entre ellos destacan las obras  de las dos alumnas becadas de este año, la italiana Simona Cheli y la joven artista zaragozana Natalia Escudero, ambas afincadas en Madrid y alumnas de la Universidad Complutense.