En esta anualidad se han intervenido 32 piezas diferentes.

Desde materiales metálicos hasta textiles, encuadernaciones  y documentos, retablos y pinturas diferentes, son las tématicas distintas de los siete cursos, y la naturaleza de los 32 bienes intervenidos en este ejercicio. En concreto destacamos, por ejemplo, una custodia de plata  y naveta de forja, que fueron intervenidas en el curso de restauración de metales;  dos cantorales, cinco pergaminos, algún misal y un breviario en el curso de encuadernaciones y en el de documento gráfico; el retablo de la Adoración, en el de restaruación de retablos; o un tapiz, una cortinilla de sagrario, una mitra , estandarte y un cubrecaliz en el de restauración textil. El último de los cursos sobre Conservación Preventiva se elaboró el Plan de organización y catalogación de los bienes almacenados en la Catedral.

Todo ello es posible gracias a el carácter aplicado de estos cursos, de tres semanas de duración, en las que se trabaja la sobre el bien deteriorado en particular, completando la teoría necesaria para su adecuada intervención. Dada la satisfacción de los participantes, hemos de indicar la gran demanda que tienen entre los restauradores titulados, tripiclando incluso las diez plazas disponibles en cada uno de los cursos. El total de alumnos participantes ha sido de setenta restauradores, que con los profesores de los mimos cursos, hacen un total de setenta y ocho profesionales implicados en esta edición formativa de la Fundación.

Recordamos que este ciclo formativo  es el resultado de la importantísima colaboración económica del INAEM (Instituto de Aragonés de Empleo), y con el asesoramiento técnico del IPCE (Instituto de Patrimonio Cultural de España). Gracias a estas colaboraciones, este ciclo formativo que promueve la Fundación, para restauradores, lleva desarrollándose un total de veinte años consecutivos. Es una de las grades acciones de la Fundación, que además trae importantísimos resultados en mejoras patrimoniales para el lugar, que ha permitido entre otros resultados, crear un Centro de Restauración en la propia localidad de Albarracín, dependiente también de la misma fundación.