Excelente resultado de los Cursos Superiores de Restauración 2015.

Los Cursos Superiores de Restauración, que organiza esta fundación anualmente, posibilitan que Albarracín sea un lugar de referencia nacional en restauración. Son setenta y siete profesionales, incluido el profesorado, quienes asisten a estos cursos cada año, once por curso, de procedencia diferente, y especialidades distintas. Se desarrollan durante veinte días consecutivos; es decir, durante tres semanas, y por  su carácter eminentemente aplicado, resultan de especial interés para la restauración del patrimonio de la ciudad, y cuando menos de la zona. Para su adecuado funcionamiento resulta decisiva la participación del INAEM ( Instituto Aragonés de Empleo) y del IPCE ( Instituto de Patrimonio Cultural de España).

Durante esta edición se han intervenido hasta un total de sesenta y una piezas, algunas con restauraciones totales, y las menos, con actuaciones específicamente de conservación preventiva. En ciertos bienes se ha estado interviniendo en algunos cursos pasados,  como  son las dalmáticas de Orihuela del Tremedal por ejemplo, dada la entidad de estos elementos, y claro está, la duración y objetivos del los mismos cursos.

 Merecen destacarse por su antigüedad,  la diez piezas atendidas en restauración de materiales metálicos, procedentes en su mayoría de los museos Diocesano y de Albarracín; Por su alto grado de deterioro, las veinte partituras rescatadas en el curso de documento gráfico ( siglo XVI) y las siete encuadernaciones modernas, recuperadas en el curso de esta naturaleza. En la catedral por ejemplo se ha reinstalado el retablo de San Ignacio (curso de restauración de retablos), y los cinco lienzos del retablo de San Sebastián (curso de restaruación de pintura de caballete), ambos del siglo XVIII, además de sus estandartes contemporáneos, y dos estolas( del curso de restauración textil). Resultó especialmente elocuente el hallazgo de un interesante monumento funerario en los almacenes de la catedral, que fue parcialmente conservado y atendido también en el curso de restauración de pintura de caballete, ya mencionado.

En términos generales y teniendo en cuenta el computo total de intervenciones realizadas hasta la fecha, podemos decir que se han restaurado un total de unas 1.350 piezas, siendo 1.300 los restauradores que han pasado por las aulas del Centro de Restauración de Albarracín. Sin duda alguna, esta es una de las acciones más importantes de cuantas realiza la Fundación Santa María de Albarracín.

[Not a valid template]

Categoria: Agenda cultural
Etiquetas: