- Fundación Santa María de Albarracín - https://fundacionsantamariadealbarracin.com -

Exposición de pintura al natural en la Torre Blanca

Después de ser BECADAS en el marco del Curso Superior de Pintura de Paisaje que organizó la Fundación en julio del pasado 2018, las pintoras Irene Pérez y Mª Joaquina Sánchez presentan, en una muestra conjunta en las salas de la torre Blanca, los trabajos que han realizado a lo largo de un año durante sus estancias en Albarracín. Dos miradas muy distintas, pero que en ambos casos, subrayan el protagonismo de la ciudad y su entorno paisajístico.

La madrileña Irene Pérez (Irene Persa) ha seleccionado para esta exposición 33 cuadros de los cerca de 50 que llegó a pintar. Irene realiza una pintura al natural basada, tanto en los cambios lumínicos, como en los del color del paisaje de Albarracín a lo largo de las diferentes estaciones del año; trabaja con pintura matérica y en la mayoría de los casos al óleo. Aunque destaca de sus obras el uso de un color bastante vívido, equipara la importancia del color y la luz en sus cuadros, al estudio del movimiento de la materia.

La pintura figurativa, en líneas generales, es la que ha definido siempre el trabajo de la murciana Joaquina Sánchez Dato, aunque para esta exposición y sin un propósito predeterminado, ha eliminando las barreras tanto “de lo figurativo” como “de lo abstracto”, incluyendo propuestas de todo tipo entre las 29 obras que finalmente ha colgado, de las más de 40 realizadas. Son la muestra de una clara evolución en su lenguaje pictórico, intentando no ajustarse sólo a lo que da el natural e incorporando ritmos, contrastes y diversidad al cálido paisaje que para ella representa Albarracín.

Ambas artistas coinciden en que ha resultado una experiencia fabulosa y que obtener esta beca de pintura no significa el fin de una etapa, implica realmente continuidad, porque su estancia les ha abierto las puertas al inagotable estudio de las arquitecturas y el paisaje de Albarracín.

Con estas dos pintoras, son ya 34 los artistas de toda España que han sido premiados por la Fundación desde el año 2001, que han tenido la oportunidad de  exponer sus trabajos en el espacio de la torre Blanca y dejar una de sus obras en los fondos artísticos de esta entidad. No cabe duda que con estas becas, y muy especialmente con el curso que se organiza cada año, se ha retomado la esencia y el gusto por la pintura de paisaje al natural en Albarracín.