Finaliza el Curso de Restaruación de Encuadernaciones

Tras casi tres semanas de duro trabajo, podemos decir que el Taller de Conservación y Restauración de encuadernaciones ha dado sus frutos. A parte de las maquetas y libros en blanco que las alumnas han encuadernado para acercarse sin miedo al mundo de la encuadernación, se ha intervenido en tres obras, cada una un ejemplo perfecto de las distintas intervenciones que se pueden realizar al restaurar encuadernaciones.

En primer lugar un Cantoral de grandes dimensiones con alma de madera que data del siglo XVII, cubierto con una piel jaspeada a mano, bullones de bronce y esquineras de hierro. Este libro ha sido intervenido sin desmontar ninguna de sus partes. Realizando injertos de las zonas perdidas con la mayor delicadeza posible, accediendo a zonas complicadas ayudándose de espátulas, plegaderas y mucha habilidad.

El segundo libro a tratar ha sido un misal, (siglo XVII-XVIII) el cual ha ido contándonos la historia de su vida mientras que se realizaba la limpieza de sus hojas. Al numerar las páginas manualmente con ayuda de un lapicero, se iba descubriendo la perdida de folios, y la unión de diferentes libros formando  este único volumen. La piel que cubría este ejemplar no era original, tenía un acabado basto, y con errores evidentes en la ejecución de la encuadernación. Esto nos animo a retirar la piel, y encontrar bajo ella, dos tapas de madera con restos de otra piel y una intervención de no muy lejana época, ya que una de las tablas poseía una grapa para unir una de las tapas (la cual estaba partida), y unos refuerzos de papel de periódico con textos que hacen alegoría al año 1865. Toda esta información fue la que nos ayudo a decidir en una nueva encuadernación, siguiendo el estilo de lo que nos habíamos encontrado de inicio, pero con funcionalidad y calidad, para su posterior uso o exposición.

El tercer libro confundía en su inicio, con muchos parches por todas las cubiertas (en piel de distintos colores y tela) y una gran patina y suciedad no permitía ver la decoración que poseía. Este Misal de 1604, es la obra a tratar con más trabajo, ya que debíamos de conservar todas sus partes, eliminando los distintos aditamentos que se habían ido incluyendo al libro con el paso del tiempo.

El resultado en conjunto son tres libros manejables, con todas las ventajas para ser consultado o expuesto. Han recuperado su funcionalidad, sus decoraciones en las cubiertas y para su preservación se han realizado diferentes cajas de conservación.

Categoria: Agenda cultural
Etiquetas: