Finalizado el Curso Superior de Conservación-Restauración de Tejidos.

Se han recuperado tres textiles, entre ellos una bandera de Torres de Albarracín.

El Curso Superior de Conservación y Restauración de Tejidos, que comenzó el pasado 10 de octubre,  finaliza esta semana.

Continuando con la línea aplicada en cursos anteriores, en este se ha realizado la restauración de tres piezas textiles que presentaban patologías similares. Por un lado se ha intervenido en una bandera de principios del siglo XX perteneciente a Torres de Albarracín. La segunda pieza recuperada es una capa del siglo XIX. Y por último, uno de los tapices flamencos que forma parte de la colección que se expone en el Museo Diocesano de Albarracín.

La bandera se ondeaba en las fiestas en honor a la Virgen del Carmen en Torres de Albarracín, está realizada en damasco de seda y se encontraba muy deteriorada. En primer lugar se realizó un estudio de su estado de conservación y una propuesta de tratamiento. El paso inicial fue la limpieza mecánica mediante microaspiración, alineado con vapor de agua fría micronizada mediante ultrasonidos, con el fin de eliminar las deformaciones y pliegues, al tiempo que se rehidratan las fibras textiles. Seguidamente se tiñeron los tejidos y los hilos con los que se iba a consolidar la pieza. El método empleado es la costura con aguja curva, hilos de seda y una pequeña selección de puntada como el llamado “punto de restauración”, punto de festón y punto de escapulario. Por último, se ha realizado un soporte expositivo para que la obra pueda ser disfrutada por todos en el Ayuntamiento de su localidad.

En segundo lugar, se ha consolidado una capa de mediados del siglo XIX, realizada en un rico tejido labrado de seda, en la que ya se había estado trabajando en otras ediciones del curso. Se ha fijado mediante costura a un tejido soporte que le confiere fuerza y resistencia. Ya solo queda volver a colocarle el forro original de tafetán de seda rosa encerado.

La tercera obra intervenida es uno de los tapices, regalados a la catedral por el obispo Vicente Roca de la Serna, confeccionados con lana y seda natural en Bruselas, en el taller del célebre tapicero Frans Geubels, en la segunda mitad del siglo XVI. En concreto se ha actuado sobre el paño que narra la coronación del rey Gedeón. Se ha realizado un tratamiento de conservación preventiva consistente en la limpieza mecánica con esponjas de humo y micro-aspiración, con aspiradores de potencia regulable; eliminación de los abolsados que producía la costura inferior del forro y cierre de relés mediante costura. Los relés son las grietas que el tejedor produce en la unión entre dos zonas de distintos colores, que en alguna ocasión estaban deterioradas y en otras nunca se llegaron a realizar.

La entrega de las 10 conservadoras-restauradoras que han participado en el curso, sus ganas de aprender una nueva especialidad y su alta capacidad para trabajar en grupo ha sido lo fundamental para que este curso haya sido todo un éxito.

Con este curso finaliza el ciclo de los siete que se vienen programando en cada edición anual, en materias diferentes en conservación y restauración mueble. Recordamos que son cursos de carácter teórico–práctico, de tres semanas consecutivas de duración, que están promovidos por la Fundación Santa María de Albarracín, en colaboración con el INAEM, que los incluye en su plan formativo, y con IPCE, que interviene en el resto de los aspectos técnicos.