Visita guiada por Albarracín, sus museos y el Castillo

Historia de Albarracin (II)

La independencia del reino de taifas de Albarracín data del año 1010 0 1011 y durará casi un siglo, hasta que los Almorávides dominan la península y se hacen con el control de todos los antiguos reinos de taifas.

Hacia 1147 será el Rey Lobo de Murcia el que se hará con el control de este reino y de todos los que surgieron en el levante español, a pesar de los intentos de la monarquía de Aragón y el Obispo de Zaragoza.

En 1172 se crea el obispado de Albarracín dependiente del arzobispado de Toledo y vuelve a ser una zona independiente de la mano de D. Pedro Ruiz de Azagra que se había hecho con su control como prenda por la ayuda a éste último por su servicios militares.

Conforme avanza la reconquista cristiana de la península ibérica Albarracín mantiene su condición de territorio independiente de Castilla y Aragón hasta que es anexionado por Pedro IV en 1379 tras firmar un pacto con los representantes del señorío en el que se reconocen los fueros de la ciudad, que pervivieron intacto hasta su parcial abolición por Felipe II en 1598 y su desaparición total en 1707 con los decretos de nueva planta firmados por Felipe V.

Durante la Guerra de la Independencia resisitió a los bombardeos de la ciudad por parte de los franceses, que la destruyeron parcialmente, especialmente trágico fue el destino de la industria de Albarracín, que desapareció por completo durante la contienda.

La zona fue reconocida como reducto de carlistas, lo que hizo que n 1851, durante la primera Guerra Carlista, perdiera a su último obispo. Actualmente depende del obispado de Teruel.

Visite Albarracín con nosotros y le contaremos historias como ésta, y otras muchas que le sorprenderán.