Visita guiada por Albarracín, sus museos y el Castillo

Historia de Albarracín

Albarracin es la capital de la Comarca de la Sierra de Albarracín. Está situada a 38 kilómetros de Teruel.

Situada a 1171 metros de altitud y construida sobre un promontorio natural que le confiere una situación estratégica privilegiada, todavía hoy conserva ese aspecto militar que le confiere la muralla que circunda el perímetro de la ciudad y que en épocas pretéritas le permitía defenderse mejor.

Está circundada por un profundo meandro del río Guadalaviar que transcurre a lo largo de toda la ciudad.

Albarracín está dividido en tres partes, que se pueden apreciar y distinguir perfectamente durante las visitas guiadas que ofrece la Fundación Santa María de Albarracín: El barrio que es lo primero que se encuentra el viajero, el arrabal en la parte baja del pueblo junto a la vega del río y la ciudad, que se identifica con la zona amurallada.

En el interior de las murallas encontramos la ciudad, de estrechas y sinuosas calles dispuestas en la falda de la montaña paralelamente a las curvas de nivel.

Albarracín es famosa por sus casas colgadas y de formas sinuosas para aprovechar el escaso espacio intramuros, generando unos rincones y espacios pintorescos muy apreciados por los visitantes y que le han convertido en el que es para muchos el pueblo más bonito de España.

También es conocido por encontrarse en sus aledaños algunos de los mejores ejemplos de arte rupestre levantino, lo que nos indica que este lugar ha estado habitado siempre desde épocas prehistóricas.

Los romanos llegaron a asentarse en lo que hoy es Albarracín, si bien es cierto que no llegaron a levantar una ciudad estratégicamente importante ni a construir grandes edificios en ella.

Habrá que esperar a la época de dominación musulmana para que tuviera importancia como capital de uno de los reinos de taifas, en el que gobernaba la ciudad y el reino la familia de los BANU – RAZIN, que se independizaron del califato de Córdoba casi durante un siglo, hasta que es tomada por los Almorávides, antes de ser reconquistada por reyes y señores cristianos. Pero esa es otra historia…

(continuará…)