Intervenimos en un gran lienzo de la iglesia de Villarluengo

El Centro de Restauración de la Fundación Santa María de Albarracín está restaurando un gran lienzo, del siglo XVII, procedente de la localidad turolense de Villarluengo. Se trata de una pintura tenebrista que representa a Sor María de Balfagón, fundadora del convento de Montesanto de esta localidad, aunque ahora se encuentra depositado en su iglesia parroquial. Los trabajos los promociona y financia  la Comarca del Maestrazgo.

Su estado de conservación es crítico. Presenta un problema estructural grave como consecuencia de la sustitución de su soporte original, cambiando el bastidor que pudo tener, quizás como consecuencia de algún traslado o modificaciones varias. Tenia dos grandes parches traseros de tela muy gruesa, posiblemente añadidos para que el lienzo policromado pudiera clavetearse con facilidad, a un marco distinto al suyo. Esta actuación ha provocado la mayor parte de los daños que presenta la obra, ya que ha creado deformaciones en la tela original, provocando además  el levantamiento  y pérdida de gran parte de la policromía. La pintura tiene escasa preparación sobre el lienzo, de manera que, el movimiento natural de la tela ha provocado la deshadesión de los estratos pictóricos, y un cuarteamiento generalizado  de la pintura. Por último, tiene gran suciedad superficial y una capa de protección final muy oxidada y oscurecida, lo que impide ver la escena con claridad. 

Se ha comenzado por el saneamiento estructural, con el recrecido perimetral de la tela original y la instalación de un nuevo bastidor, que permita tensar el lienzo, antes de su nueva reinstalación en el marco de madera que poseía, igualmente tratado contra xilófagos. Evidentemente, se han eliminado los burdos refuerzos traseros del lienzo, protegiendo la pintura original; se ha eliminado el barniz de recubrimiento, antes de iniciar la preparación del lienzo que permita seguir con la reintegración de policromía, y acabado final. Los costosos trabajos durarán en torno a dos meses, incluyendo el informe pertinente sobre los trabajos de restauración aplicados.

Esta pintura tenebrista del barroco, cuenta con la imagen central de sor María, casi a tamaño natural,  en un ambiente oscuro tan sólo iluminado con la luz procedente de la mano divina que le entrega los anillos de su enlace con Dios, y una ventana con paisaje  ligeramente a la derecha, aunque también con un fondo predominante de cielos  y montañas oscuras. Posee una cartela inferior en la que se lee;”retrato de Sor María de Jesús en el siglo Valfagón. Fundadora del convento de Ntra. Sñra. De Montesanto, de especialísima virtud la que influyó a esta comunidad en la que hoy se conserva. El mismo Cristo le puso en su dedo un precioso anillo señal de desposorio. Murió en el mismo convento el 3 de junio de 1576.”