El centro de información organiza visitas guiadas por Albarracín y su patrimonio histórico

La UCM Investiga la labor de la Fundación en Albarracín

Albarracín es considerado como un ejemplo a nivel nacional y europeo en la repercusión que ha tenido la recuperación del patrimonio en la economía de las zonas rurales gracias al turismo.

Un equipo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid analiza esta relación entre turismo y lugares ricos en patrimonio como Albarracín. Su objetivo es analizar cuáles son las claves que hacen que el patrimonio triunfe en el medio rural.

En este sentido es clave la labor de la Fundación en Albarracín, como entidad responsable de recuperar ese Patrimonio y ponerlo en valor para dinamizar la economía del entorno gracias al turismo rural, que en el caso de Albarracín es considerado un claro caso de éxito.

Para los investigadores, dirigidos por el catedrático Miguel Ángel Troitiño Vinuesa, es importante conocer las claves para que un producto patrimonial triunfe en el medio rural y valorar cuál es la repercusión social y económica que esa actividad tiene no solo en la localidad de referencia sino también en el conjunto del territorio.

Uno de los miembros del equipo de la Complutense estaba interesada en centrar su tesis doctoral en el medio rural y aprovecharon esta oportunidad para incluir en sus estudios el caso de lugares de pequeño tamaño como Albarracín porque es un lugar idóneo por su riqueza cultural y por la labor que ha desarrollado la Fundación Santa María de Albarracín en este campo desde su creación hace ya casi 20 años.

Desde la Fundación Antonio Jiménez destaca el gran interés que tiene conocer qué ha supuesto ese cuidado y promoción del patrimonio que ha efectuado la Fundación Santa María de Albarracín durante su trayectoria para poder evaluar en qué se traduce ese trabjo y el análisis de lo que habría sido de Albarracín si quitáramos la Fundación”.

En este sentido recordó que la Fundación es tomada como referencia y “producto ejemplar” en muchos otros sitios con un patrimonio relevante y que el “modelo Albarracín” se ha copiado en varios lugares de España y de nuestro etorno Europeo, como lo demuestra la reciente elección de Albarracín como candidata para promocionar el patrimonio artístico y arquitectónico de Europa a petición de la Comisión de Cultura del Parlamento Europeo.

La relación entre turismo, patrimonio y desarrollo (los tres conceptos que dan nombre al grupo de investigación) es especialmente estrecha en Albarracín, pero también frágil por lo que la articulación de un modelo de desarrollo turístico armónico y consensuado con todos los agentes de la zona resulta clave para perpetuar los valores del conjunto urbano de Albarracín y de los valores paisajísticos y culturales de la comarca, bases de su atractivo turístico.

Para la Fundación Santa María de Albarracín, conocer estos límites es fundamental para perfilar el futuro. Ahí es donde trabajamos desde la Fundación, intentando ver cómo ha influido nuestra actividad, en qué aspectos podríamos mejorar y cuáles debemos potenciar, por el acierto del planteamiento que propusimos en su momento y que ha ayudado a que se creen numerosas empresas y, con ellas, empleos que han permitido fijar población en la comarca, lo que es especialmente importante en un entorno general de pérdida de población derivada de la crisis económica y de las escasas oportunidades que ofrece el entorno rural para las generaciones futuras.