Un pasado año cargado de actividad.

Los datos confirman la gran actividad desarrollada por esta fundación durante el año 2018. Se llegaron a contabilizar las 120 acciones anuales, desarrollando directamente por la entidad unas 53 actividades,  mientras que 67 fueron las que otras instituciones u organismos nos encargaron para su desarrollo en Albarracín. Entre las primeras computamos los diferentes cursos y seminarios que organiza la fundación, así como los conciertos, las exposiciones y las obras promovidas y ejecutadas por la misma fundación. Entre las segundas, nos encargamos de coordinar y reservar las diferentes acciones formativas de jueces, empresarios, asociaciones profesionales distintas, que aprovechan el excepcional marco de Albarracín y los servicios prestados por la fundación para el desarrollo de sus acciones programadas. En cualquier caso, la diversidad e intensidad de actividad abordada viene a confirmar la ejemplificación del denominado “Albarracín Cultural” y la trascendencia del proyecto fundacional de esta localidad, por la que han llegado a pasar 5.272 participantes, en torno a cinco veces la población local.

Ha sido un año muy exitoso para la entidad, si tenemos en cuenta que se le otorgó el premio internacional “Terras sem sombra”, en Portugal, y que además a su director gerente se le concedió también la prestigiosa encomienda de Alfonso X el Sabio. Entre los trabajos más destacados del año, hemos de mencionar la restauración interior de la ermita del Carmen, que se inauguró el pasado mes de Julio, o las importantes mejoras acometidas en la Residencia Casa de Pintores, sin olvidarnos de la restauración de un nuevo tramo de muralla, o las obras de mejoras puntuales, encargadas por el Ayuntamiento de Albarracín. Como viene siendo habitual se desarrollaron los siete cursos habituales para técnicos de restauración mueble (metales, textiles, documento, pintura..) interviniendo en nada menos que cuarenta bienes diferentes de Albarracín, una mejora muy destacable, a la que se le deben suman las acciones culturales promovidas por la entidad. Aficionados a la música, músicos y creadores, historiadores y docentes, interesados y profesionales de la fotografía, acuden anualmente a Albarracín para participar de las reconocidas actividades que se promocionan en esta localidad, que se convierte en marco perfecto para que otras actividades culturales desarrollen allí sus acciones: formación de jueces, empresario, médicos, administradores, asociaciones y congregaciones distintas, etc. Es así como Albarracín se ha transformado en un reconocido marco cultural, prestigiado por su buen hacer en cultura y patrimonio.

Si bien la proyección del patrimonio local se afianza con esta adecuada activación, es igualmente importante la imagen que de este patrimonio excepcional se pueda dar, tanto en los museos, como en la visitas a la ciudad. Es por esta razón que la fundación Santa María de Albarracín cuenta en su gestión con un complejo denominado “Espacios y Tesoros”, en el que se integran estos espacios públicos, configurados al calor de las mencionadas acciones de rehabilitación de la ciudad, con el preferente fin de crear una imagen prestigiada de la misma. En concreto este año se han atendido algo más de 4.000 personas en el Centro de Información, concertando la oferta de visita+catedral, unos cuarenta mil visitantes. estas cifras miden también la importación de esta autofinanciación del proyecto fundacional, completado con los ingresos congresuales y residenciales. 

No se trata sólo de la restauración del patrimonio arquitectónico y mueble, sino también de su ordenada promoción cultural, y de la atención de las 14 infraestructuras acondicionadas con la promoción de los proyectos programados. Es esta en definitiva la esencia cumplida del proyecto fundacional de Albarracín: la gestión integral de su patrimonio, generando economía y empleo. Durante este ejercicio pasado se han llegado a contratar para esta labor 28 trabajadores, que en este marco de la inquietante despoblación rural, puede ser más que reseñable, el aval fundamental de este reconocido antídoto regeneracionista, en la lucha contra la despoblación.

 

 

 

Categoria: Agenda cultural
Etiquetas: