Albarracín en Fitur 2015

El puntal que sustenta el patrimonio de Albarracin

Con el título “Teruel tierra de estrellas” publicó el Diario de Teruel un suplemento con motivo de la edición de 2015 de la Feria Internacional de Turismo que se celebra en Madrid.

Dos páginas de dicho suplemento se las dedicaron a Albarracín y en en una de ellas incluyeron una columna explicando nuestra labor en la recuperación y restauración de patrimonio del que es sin duda uno de los pueblos más bonitos de España. El mérito del aspecto que tiene hoy nuestra ciudad se debe en buena parte a la labor La Fundación Santa María de Albarracín, lo que no habría sido posible sin duda sin el esfuerzo prolongado en el tiempo de tanta gente durante tanto tiempo.

En un escaparate como FITUR es especialmente importante destacar cómo la labor de la Fundación Santa María de Albarracín, que además de ofrecer sus servicios de visitas guiadas o atención en la oficina de información, realiza actividades fuera del periodo de mayor afluencia turística para mitigar uno de los principales males del turismo de nuestro país: la estacionalidad.

Asociado a un turismo de fin de semana y de periodos vacacionales, las actividades que realiza la Fundación, como conciertos, exposiciones, cursos, talleres de restauración, etc., casi todas realizadas entre semana, cuando baja mucho la afluencia de visitantes ayuda mucho a compensar la bajada de visitantes y el impacto que éste tiene en los hosteleros.

Estos visitantes que acuden al calor de nuestras actividades tienen un perfil cultural muy marcado y una actitud de respeto y valoración del patrimonio y la labor que hace la Fundación que sin duda contribuye a mejorar la difusión de nuestra imagen en el exterior.

En dicho suplemento el Diario de Teruel dedica una página al pez de cristal de roca que puede Museo diocesanocontemplarse en el Museo Diocesano de Albarracín y que cualquier visita guiada de calidad no dudará en mostrar a sus visitantes, dada la excepcionalidad y atractivo de la pieza que es junto a todas las piezas del Museo Diocesano y el Museo de la ciudad patrimonio de Albarracin y sus vecinos.