Centro de Información

¿Qué es la Fundación?

La Fundación Santa María de Albarracín es una organización sin ánimo de lucro que pretende hacer de Albarracín un emblema cultural, en sintonía con la excepcionalidad patrimonial y paisajística de esta ciudad. Es un novedoso proyecto de gestión del patrimonio, que persigue la proyección ordenada y armónica de esta singular ciudad, apoyándose para ello en la recuperación y activación cultural de su rico patrimonio.

La Fundación Santa María de Albarracín se creó en el año 1996, promovida por las instituciones constitutivas de su Patronato. Se localiza en el antiguo Palacio Episcopal de la ciudad, rehabilitado por un programa previo de formación aplicada, y con el interés preferente de retomar y proyectar los resultados ejemplares de estos proyectos previos de escuelas-taller.

Destacan entre sus fines estatutarios los siguientes objetivos:

  • El desarrollo sociocultural y económico de la zona
  • La restauración, conservación y gestión del patrimonio cultural
  • La dinamización y proyección del legado cultural e histórico
  • La promoción de actividades culturales y formativas diversas
  • El establecimiento de vías de colaboración entre entidades diferentes

Una de las áreas más importantes de actuación de la Fundación es la restauración arquitectónica. Desde su constitución se han recuperado en conjunto monumentos de gran trascendencia para la ciudad, la mayor parte de ellos también de responsabilidad fundacional en su gestión posterior. Nos referimos a las residencias de Santa María, Pintores y Julianeta, a los museos y monumentos integrantes del denominado Albarracín, Espacios y Tesoros, al auditorio-iglesia de Santa María y al mismo palacio de reuniones de la Fundación.

La activación permanente de la ciudad se consigue con la aplicación de un importante programa cultural, vertebrado en acciones diferentes agrupadas en cursos y seminarios, exposiciones y conciertos. Desde hace algún tiempo se viene desarrollando además un importante programa de creación artística, para profesionales de la pintura en una primera etapa, y también un demandado ciclo de formación complementaria, para restauradores en bienes muebles. Este programa dinamiza anualmente la ciudad, convirtiéndola en un referente cultural de primer orden.

En la actualidad Albarracín se considera también una destacada ciudad de reuniones y congresos. Las infraestructuras y servicios que presta la Fundación, facilitan el desarrollo de cualquier evento colectivo, apoyándose además en los numerosos hotelitos de cuidado interiorismo, que hoy ofrece esta localidad. Albarracín es el marco adecuado para la concentración de cualquier colectivo profesional, que busca el atractivo de un lugar muy especial, con cómodas instalaciones y apoyo organizativo, facilitado por la misma Fundación Santa María de Albarracín.

Categoria:
Etiquetas: