Recuperamos la intensa actividad

Se retoman las cifras prepandemia, con más de 4.500 participantes en los diferentes eventos culturales.

La situación sanitaria empieza a permitir mirar al futuro con mayor optimismo y, como se puede apreciar en las gráficas, este año 2.022, aunque marcado por el complicado contexto económico actual, ha permitido la recuperación del volumen de actividades culturales que se venían realizando habitualmente. En concreto más de 4.500 personas han participado en las 117 acciones culturales que se han llevado cabo, frente a los 3.800 del pasado año. Sin contar los numerosos especialistas que participan cada año en los prestigiosos Cursos Superiores de Conservación y Restauración.

Este año, dentro de la programación cultural, se ha ofrecido el famoso Ciclo de Música con siete conciertos; ocho exposiciones; un calendario de cursos y seminarios de temáticas muy diversas, como el ‘Curso Práctico de Empleo de Materiales y Sistemas Constructivos Tradicionales’, el ‘Curso Internacional de Filosofía, Literatura e Infancia’, o el famoso ‘Seminario de Fotografía y Periodismo’ entre otros; así como la coordinación de diferentes eventos científicos, jornadas nacionales, reuniones y congresos de toda índole, de gran trascendencia cultural y social.

La entidad gestiona en la actualidad un total de trece infraestructuras culturales, seis de las cuales están orientadas al uso museológico y de atención al visitante, agrupadas en el conjunto “Albarracín. Espacios y Tesoros”, que suma un valor añadido al atractivo que despierta la ciudad por sí misma. Los visitantes atendidos en los museos y visitas guiadas ascienden a casi 28.000, mientras que por el Centro de Información han pasado cerca de 24.000 personas y en el año 2.021 no alcanzaron los 19.000.

En términos generales el balance puede considerarse positivo, dada la coyuntura. La Fundación Santa María continúa generando riqueza en la ciudad y en toda su comarca, y consolidando el reconocido posicionamiento de este territorio dado el interés que despierta el patrimonio de Albarracín. La perspectiva para el próximo año que comienza es la de, al menos, mantener las cifras y poder ejecutar como mínimo las mismas actividades y las obras de restauración que están previstas.

La ciudad de Albarracín goza de muy buen posicionamiento a nivel nacional, e incluso europeo, como uno de los conjuntos histórico artísticos más importantes y mejor recuperados. En gran medida, esto es debido a la incesante labor que viene llevando a cabo la Fundación durante sus más de veintiséis años de trayectoria, que pese a las debilidades que presenta este territorio rural de interior, trabaja constantemente por impulsar e incrementar la oferta cultural.