Evaluación de impacto patrimonial en el paisaje de Albarracín

Un grupo de veintitrés profesionales, entre alumnos y ponentes, participó en el curso de paisajes de la Fundación.

El viernes pasado concluyó el Curso Aplicado de Paisajes Culturales de Albarracín tras una semana de trabajo muy intenso con una serie de conclusiones.

Albarracín es una referencia en cuanto a la singularidad de su casco histórico y su perfecta simbiosis entre lo natural y lo construido. Este indudable atractivo muestra a su vez su gran vulnerabilidad ante el riesgo que supone su explotación turística si no se tiene en cuenta su capacidad para asimilar la demanda de un turismo siempre al alza. Es necesario potenciar la diversificación de la oferta turística hacia otros puntos de indudable interés histórico y natural de la Sierra.

Abordar el estudio y análisis del paisaje de Albarracín ha permitido en estos días evidenciar riesgos que van más allá de los bordes de su casco histórico y alcanzan otros puntos comprendidos dentro de los límites de sus cuencas visuales. Qué contemplamos desde el Albarracín histórico y cómo se percibe el conjunto desde otros puntos de la ciudad.

En este sentido, el desarrollo urbanístico que se viene produciendo en el arrabal y la vega y que está contemplado en su Plan General supone una grave amenaza para muchos de los valores patrimoniales, ambientales y paisajísticos que se vienen salvaguardando en el área históricamente protegida

Resulta fundamental y necesario realizar una profunda reflexión con todos los agentes implicados sobre las necesidades reales de expansión urbana de esta zona de la ciudad tal y como está contemplado actualmente en su planeamiento urbanístico, y cuyas afecciones e impactos afectan ya sustancialmente al conjunto histórico por una falta de estudio específico de su componente de paisaje.