Restauramos la decoración mural de la Ermita de Molinos

Después de concluir una similar intervención en la ermita de Tremedal, de Tronchón, en la misma comarca del Maestrazgo turolense, el Centro de Restauración de la Fundación Santa María de Albarracín ha comenzado la restauración mural de las pinturas interiores de la ermita de Santa Lucia, en Molinos, en esta misma comarca. Esta ermita se sitúa a cuatro kms de Molinos, y a ella se accede en romería, el segundo fin de semana de mayo.

Es un singular monumento del siglo XVIII, con planta de cruz latina, de una sola nave, con cúpula sobre pechinas en el cubrimiento del crucero, que posee una impresionante torre, de tres tramos adosada a su cabecera. En su misma línea de fachada, se le adosa el cuerpo de la antigua casa del santero.

Las pinturas que se pretenden abordar en esta fase de intervención, son precisamente, las que completan la decoración de la cúpula y de sus pechinas sustentantes. Se trata de abigarradas decoraciones vegetales, muy coloristas, al estilo de esta época barroca en Teruel, con los cuatro evangelistas en su desarrollo sustentante inferior.

Su estado de conservación es pésimo. A las grandes lagunas pictórica, hay que sumar los graves repintes acrílicos de las últimas intervenciones, y el deterioro por humedades de las mismas, con tramos muy pulverulentos, fluorescencias salinas y descohesión de estratos. Además de rescatar los restos pictóricos originales, tarea fráncamente difícil por los recubrimientos actuales de acrílicos sobre todo, habrá que fijarlos, limpiarlos, y reintegrarlos, antes de darles el acabado final. Estos serán en síntesis, los pasos a desarrollar en esta minuciosa intervención, que debería completarse en una etapa posterior con la que atender el ámbito del presbiterio, y los esgrafiados de las pilastras.