Restaurando el Retablo Mayor de la Catedral.

Conforme a lo programado por la Fundación,  han comenzado los trabajos de restauración del retablo mayor de la catedral. Sin duda, este impresionante mueble es el bien más importante de la Catedral, por cuanto preside su capilla mayor, y por tanto el conjunto del monumento. Es un retablo del siglo XVI, atribuido a Cosme Damián Bas, que fue construido entre los años 1566-1570, y que tiene como advocación principal la Transfiguración de Cristo. Se policromó unos cien años más tarde, por un dorador llamado Rillo, y bajo los auspicios del Obispo José Tris.

En sintonía con la relevancia que ostenta, es un mueble de grandes proporciones que supera los catorce metros de alto  por doce de ancho. El cuerpo principal de este retablo está constituido por imágenes a tamaño natural, cobijadas en diferentes hornacinas, y alusivas a la vida de Cristo. Mientras en las calles laterales se encuentranan a un lado y otro, la Anunciación, san Pedro y san Pablo, en  la principal se localiza bajo la crucifixión, y sobre un destacadísimo sagrario, la ya mencionada Transfiguración.  En los guardapolvos laterales aparecen esculpidos los evangelistas,  y en la bancada se sitúan, minuciosamente talladas, las escenas del nacimiento y la adoración, a ambos lados del sagrario.  También, se abren dos formidables puertas con bajo relieves, desde las que se accede al tras-sagrario. Todo el bien queda rematado por la esfinge del Padre Dios, en la parte superior del retablo.

Su situación actual es bastante precaria en aspecto. Se encuentra muy dañado por  el paso del tiempo y, en los cuerpos bajos, por el uso  continuado del bien. Aunque aparece perfectamente ensamblado, las lagunas, faltas y levantamientos pictóricos son una constante, así como la acumulación de suciedad a lo largo del tiempo. Las velas, roces y algunas instalaciones provisionales, le han acabado alterando sustancialmente. En cualquier caso, se ha comenzado por la limpieza y adhesión de la policromía original, para pasar después a la reintegración formal y cromática, pensando que su acabado final pudiera coincidir con el mes de Mayo.

Los trabajos los desarrolla el equipo de técnicos del Centro de Restauración de Albarracín, quien también aborda las tareas de mejora del claustro catedralicio. Todo ello pensando en la futura inauguración de la Catedral, el próximo 8 de septiembre, festividad mayor de Albarracín.

[Not a valid template]