- Fundación Santa María de Albarracín - https://fundacionsantamariadealbarracin.com -

Satisfacción por la formación de  especialistas en restauración.

El primer aspecto a destacar de este ciclo formativo desarrollado por la Fundación Santa María de Albarracín es que se han podido desarrollar todos los cursos que habitualmente planifica, retomando las siete materias formativas que viene programando anualmente. Este proceso se interrumpió en el año electoral 2019 por falta de presupuestos en el Gobierno de Aragón, aunque la aprobación de los mismos, por el nuevo ejecutivo, supuso  el desarrollo de tan sólo  tres cursos al final del ejercicio. En el 2020 quedó interrumpido por los problemas pandémicos de la covid19, tras los confinamientos y restricciones de movilidad que llevaron consigo. Es por eso que se ha remontado esta importante actividad formativa recuperando la dinámica perdida hace dos años, aunque siempre con la incertidumbre que genera la pandemia.

También son muy reseñables  las 29 intervenciones  abordadas con este ciclo de formación práctica. Fruto de su carácter teórico práctico se han podido restaurar casi treinta elementos diferentes, procedentes en su mayoría de los almacenes de la Catedral de Albarracín. De las diez piezas intervenidas en el Curso de Materiales Metálicos, destacamos los dos cálices de plata y la naveta de este mismo material, pertenecientes al siglo XVI. Igualmente se ha restaurado el retablo de la Parroquieta,  y uno de los tapices de la colección museística, correspondientes a esta misma época, resultado parcial del curos de retablos y de textil respectivamente,(en este último se han tratado cuatro elementos distintos). En pintura de Caballete, se han trabajado tres piezas (dos frontales  y un lienzo) de los siglos XVII y XVIII, de la misma época de los dos pasionarios del total de siete piezas abordadas en el curso de encuadernaciones. En el curso de documento gráfico se han atendido  cuatro piezas, destacando los carteles didácticos del Instituto Vega del Turia, del siglo XIX.

Como el ciclo ha tenido que desarrollarse a partir del levantamiento de las restricciones, en julio pasado, y por lo tanto en un periodo relativamente corto, ello ha supuesto el necesario encadenado sucesivo de los mismos, saturado el period hasta primeros de diciembre. También por esta causa se han utilizado habitaciones en las dos residencias de la fundación (Casas de Santa María y Pintores), utilizando habitación por alumno, más el profesor/a pertinente.  A pesar del precipitado inicio, justo en época de exámenes y con compromisos previos,  han participado  sesenta y dos alumnos, llegando a computar  en total, en los veintitrés años del ciclo, la asistencia de nada menos que 1.621 técnicos, de procedencias muy distintas de España. Computando el total de trabajos, se han superado las 1.522 intervenciones.