Se concluye la restaruación de los Bienes de Gea de Albarracín

El equipo del Centro de Restauración ha concluido la restauración de varias piezas de la Iglesia Parroquial de San Bernardo, de Gea de Albarracín. Se trata de dos retablos barrocos muy interesantes por sus características estéticas y por su deteriorado estado de conservación, y dos tallas en tamaño real de San Joaquín y Santa Ana.

Sobre las tallas se ha llevado a cabo una labor de conservación eliminando la suciedad superficial y los restos de barnices oxidados. Devolviendo sus tonos originales al minucioso trabajo de decoración de las vestimentas, realizadas con la técnica del dorado al agua con detalles en estofados y troqueles. Por ser piezas macizas de gran tamaño y por encontrarse colocadas a una altura considerable, se ha reforzado el  sistema de sujeción que aligere el peso de las peanas en las que apoyan.

Por otra parte, el retablo de “La Inmaculada” se encontraba completamente repintado, ocultando la rica decoración de pan de plata y corlas originales. La intervención en este retablo se está centrando en la eliminación de estas capas de pintura no originales. También se ha actuando en la limpieza de la plata y las corlas, la reposición de faltantes volumétricos, la desinsección de zonas afectadas por el ataque de insectos xilófagos y la reintegración cromática de desgastes y lagunas de policromía.

En el caso del retablo dedicado a las “Almas del Purgatorio” la mayor problemática era la gran cantidad de suciedad acumulada sobre la superficie de la policromía y el severo ataque de insectos xilófagos. La exposición de este retablo al humo constante de las velas ha ocasionado que los colores originales y vivos de sus policromías se encuentren ocultos bajo una capa oscura de suciedad adherida, con salpicaduras de cera de velas y quemazos importantes que han llegado a causar pérdidas de policromía y soporte. El fuerte ataque de insectos xilófagos ha producido perdidas de volumen, fragmentación de piezas y debilitamiento estructural del retablo. Se ha realizando un tratamiento contra xilófagos curativo y preventivo, devolviendo la estabilidad estructural a la mazonería.