Se finaliza la restauración de las grisallas de Bordón

La cripta de la Ermita del Rollo, también llamada del Calvario (siglo XVIII) de la localidad de Bordón , en el Maestrazgo Turolense, aparece decorada con unas interesantes grisallas, quizás del siglo XVII, con escenas alusivas a la pasión. Estas decoraciones  se encuentran muy repintadas, de manera muy tosca, incluso con algunos rellenos policromados, que han alterado su calidad original. Por otro lado, en saneamientos muy recientes, han parcheado algunas de las lagunas pictóricas-murales, dificultando su contemplación general.

 Bajo la promoción de la comarca del Maestrazgo, y en concreto de su área de de Patrimonio Cultural, se ha intervenido en la restauración de este ámbito de la mencionada ermita, atendiendo especialmente la singular policromía que  ocupa todo el espacio de la cripta, incluso las paredes y bóvedas del doble acceso que posee, bajo el presbiterio de dicha ermita. También se ha mejorado  el relieve del altar y su ancho peldaño de acceso, retirando los “ cementos” con los que se configuró en la última intervención, sustituidos por morteros de cal, más coherentes con la intervención mejorada.

En concreto la intervención de las restauradoras ha consistido en rescatar, limpiar y fijar la densa policromía que recubre todos los muros, reintegrando las faltantes de los paramentos  y pinturas, hasta recuperar su semblanza dominante, bastante modificada por el repinte, facilitando a su vez, la lectura e interpretación general de todo este particular ámbito. Son grisallas negras en general, con representaciones de gran tamaño a veces, recogiendo algunos repertorios concretos de la Pasión de Cristo, puntualmente  enmarcados entre geometrías rectangulares. Son decoraciones más bien toscas o populares, quizá por los repintados ya mencionados, que han padecido.

 En concreto, sobre el altar o sepulcro, que ocupa el frontis principal, sobre elevado por un ancho pedestal, se encuentran  algunas figuras femeninas, identificadas por las tres Marías, enmarcadas a ambos lados, por dos personajes que sujetan  un gran paño de cubrimiento y dos grandes figuras  con guisopos;  Mientras en los muros laterales pareces escenas de la oración del huerto y de la flagelación de Cristo, en la bóveda superior se representa el ámbito celeste, presidida, entre ángeles, por el padre Dios. Las escaleras aparecen decoradas por soldados y figuras de leyenda, que arropan la última cena existente sobre la única ventana abierta, en el muro opuesto al sarcófago de obra. Las bóvedas de la escalera de acceso están decoradas con elementos geométricos y vegetales que acaban ambientando la escenificación general, alusiva por su iconografía, a distintas escenas de la Pasión.

Finalizada esta restauración, ya se está planteando la intervención posterior, quizá a desarrollar en la localidad de Fortanete. Cabe recordar que las últimas intervenciones se han aplicado en Cantavieja y La Cuba, Cañadas de Benatanduz  y Cuevas de Cañar más recientemente, consiguiendo crear en conjunto una  formidable semilla en el interés por la recuperación del patrimonio de toda la Comarca del Maestrazgo.