Se intervienen siete obras de los fondos de la Catedral de Albarracín.

El tercero de los cursos superiores para especialistas en restauración, que desarrolla esta fundación en colaboración con el INAEM, es el de Conservación y Restauración de Pintura de Caballete, que se está desarrollando en la actualidad, bajo la dirección formativa  de la técnica, Sylvia Carrasco.

Dado su carácter aplicado, se han seleccionado hasta siete obras diferentes de los almacenes de la catedral, en el que un primer inventario contempló la existencia de más de 70 trabajos, inventariados y catalogados en un curso precedente, como parte de un trabajo conservativo inicial. Se trata de seis lienzos de los siglos XVII y XVIII, con imágenes religiosas alusivas a diferentes vírgenes (Dolorosa, Magdalena, la del Rosario y una Virgen María orlada de flores) así como dos San Franciscos, en muy mal estado de conservación.

Precisamente su gran deterioro es el motivo por el que se han seleccionado por parte del equipo de restauradores, cumpliendo con su evidente carácter formativo. Aparecen con considerables rotos, bastidores destrozados, importantes lagunas y numerosas faltas de soporte y policromía.  Además de su saneamiento estructural, con el cambio de bastidores que incluso han perdido su función de sostén en la mayoría de los casos, se realizan bandas perimetrales para su nueva sujeción, y numerosos injertos, suturas, limpiezas  y reintegraciones diferentes.

Destaca un aguazo, posiblemente del siglo XVI, sobre la que se ha realizado una labor específica de conservación. Es una virgen en procesión, con colores muy vivos, ejecutados al temple de cola sin preparación, y que pudo servir de puerta, dada las huellas de bisagras que posee.

Categoria: Agenda cultural
Etiquetas: