Centro de Información de Albarracín

Trece años hablando de patrimonio

Al cumplirse los diez años de vida de la Fundación Santa María de Albarracín resulta obligado hacer una referencia especial a una de sus actividades que más relación guarda con la propia vocación con la que surgió la Fundación. Las Jornadas de Restauración del Patrimonio, cuyas primeras ediciones se remontan a los momentos que precedieron a la creación de la propia Fundación, han tenido desde sus inicios dos objetivos claros: por un lado resaltar el valor del Patrimonio como recurso de progreso y desarrollo y al mismo tiempo difundir la realidad de Albarracín, como un ejemplo real de aplicación de esa idea, mostrando lo aquí realizado a quienes han venido a participar en las Jornadas, ya fueran ponentes u oyentes.

Las Jornadas han tenido una evolución, como no podía ser de otro modo, al adaptarse a la realidad de cada momento, pasando de contenidos genéricos propios de tiempos en que eran escasos estos tipos de actividades sobre todo en la zona aragonesa, al desarrollo de temas monográficos, en los que, de modo especial en los últimos años, se ha buscado abordar aquellos que tuvieran mayor interés debido a su actualidad o atractivo. Así, de la consideración de temas generales sobre restauración y presentación de ejemplos varios, muchas veces inconexos, se fue pasando a abordar temas más específicos, primero referidos a grandes monumentos, más tarde al patrimonio menor de la arquitectura vernácula, hasta abordar en los últimos años los temas de jardines, paisaje y entornos.

Sin que nunca se haya pretendido hacer de esta actividad un referente nacional, y menos internacional, creemos que las mismas han servido con eficacia a los dos objetivos indicados al comienzo. Los varios cientos de participantes que a lo largo de sus trece sesiones han pasado por Albarracín, bien fueran especialistas, estudiantes, curiosos o simples amantes del Patrimonio, muchos de ellos provenientes de otros países, son hoy sin duda los mejores transmisores, no sólo de lo que se les enseñó en las Jornadas, sino de la realidad que nuestra ciudad puede mostrar con orgullo y de la labor desarrollada por la Fundación.

Antonio Almagro

 

Categoria:
Etiquetas: