VII edición del Curso Internacional de Ilustración y Diseño Gráfico

120 alumnos y su equipo docente se darán cita en Albarracín para impartiur el curso de ilustración y Diseño Gráfico durante cuatro intensas jornadas con un tema común: DULCE, SALADO Y AMARGO, que organiza la Fundación Santa María de Albarracín bajo la dirección, un año más, del ilustrador y diseñador aragonés Isidro Ferrer, y el escritor Carlos Grassa.

Galeria de fotosGalería de imágenes del VII Curso Internacional de Ilustración y Diseño Gráfico

Se llevará a cabo durante los días 26, 27, 28 y 29 de junio. Durante cuatro días, los profesores invitados junto con los dos directores del Curso presentarán en ponencias magistrales, talleres y exposiciones de obra propia su bagaje profesional, la reflexión teórica que lo sustenta y las estrategias para llevar a cabo nuevas creaciones. La edición de este año prestará especial atención a los procesos de creación, a todo aquello que coloquialmente se conoce como “la cocina”.

Se mantiene la condición internacional del Curso, que afecta tanto a la selección del profesorado como al ámbito de convocatoria del alumnado, y se fija un límite de 120 participantes, aunque en esta ocasión han sido más de 180 las personas que han solicitado su inscripción.

Los 6 son los profesores invitados en esta ocasión son: Alex Trochut, Ajubel, Fanette Mellier desde París, Lo Siento Estudio, Elena Odriozola y Henning Wagenbreth desde Berlín.

Es esta una de las acciones culturales que desarrolla la Fundación con más éxito de participación. Destacamos de la memoria de las seis ediciones anteriores la calidad del profesorado tanto por su trayectoria como por el lugar destacado que ocupan en el ámbito profesional y cultural actual, perteneciendo muchos de ellos a la Alliance International Graphique (AGI), una institución internacional que agrupa a los más importantes diseñadores gráficos del mundo. Mariscal, Paco Roca, Catherine Zask, Mandana Sadat, Jacques Benoit, Max, Paul Cox, Javier Zabala, Peret, son algunos de los docentes que ya han pasado por Albarracín; la calidad del alumnado (muchos de ellos profesionales reconocidos en el ámbito nacional e internacional); la profesionalidad de la dirección compartida desde el inicio de este proyecto entre Isidro Ferrer y Grassa Toro, y finalmente la posterior repercusión de la actividad, expresada en foros presenciales y virtuales de toda España y Europa.