Visita guiada por Albarracín, sus museos y el Castillo

Visita guiada: Albaracín Espacios y Tesoros

Aquellos visitantes que tengan pensado acercarse a Albarracín a disfrutar de su patrimonio y a conocer su historia y desarrollo tienen la oportunidad de hacer la visita guiada, Albarracín espacios y Tesoros, que podrán contratar directamente en el Centro de Información de la Fundación Santa María de Albarracín, o a través de nuestra página web.

Albarracín es uno de los destinos de turismo cultural más visitados de Aragón, dado el importante patrimonio que atesora y la labor de promoción, salvaguarda y recuperación que lleva ejerciendo la Fundación Santa María de Albarracín desde hace más de 15 años. El Museo de Albarracín, donde conoceremos la historia y el porqué de la fisionomía urbana de Albarracín, el Museo Diocesano con su impresionante colección de cerámicas y el magnífico pez de cristal de roca, o el impresionante Castillo con su muralla y la Torre Blanca como vestigios de otro tiempo de conquistas y batallas, nos permiten hacernos a una idea de la impresionante historia de nuestra amada ciudad de Albarracín.

Castillo de Albarracín

En el centro de la primitiva medina musulmana, sobre un impresionante peñasco, se sitúa el castillo de Albarracín.

Se trata de una inexpugnable fortaleza, asociada al origen islámico de la ciudad, que por su elevada topografía, constituye un excepcional mirador. Se presenta como un campo arqueológico de primera magnitud, con importantes restos construidos de las casas-palacio del siglo XII, que ocuparon el alcazaba musulmán. Son palacetes con patios centrales y habitaciones diferentes a su alrededor, que conservan ciertos elementos singulares.

En el nivel superior del recinto pudo localizarse la residencia principal, que cuenta además con un gran aljibe bajo el patio, y restos de un baño musulmán o hamman.

Museo de Albarracín

Se sitúa en el antiguo hospital de Albarracín (siglo XVIII), utilizado como cárcel del distrito después de la guerra civil, y rehabilitado en las últimas décadas, como museo de la ciudad.

En este museo se presenta la singular historia de Albarracín, acomodándose a los espacios originales del primitivo edificio hospitalario.

Merece una mención especial su primera planta, en la que se recoge la interesante historia medieval de Albarracín, con importantes piezas de época islámica (cerámicas diversas, huesos decorados, metales y monedas, lápidas en rodeno, capitel, esenciero…), y cristiana posterior (fuero de Albarracín, monedas, cerámicas diferentes, y por ejemplo, la reproducción de sellos episcopales), la mayoría extraídas de la excavación arqueológica del castillo.

En la planta de acceso se localiza el zaguán de entrada, y las salas donde se introduce el territorio. Otras salas se destinan a exposiciones temporales de entidad, con las que completar el disfrute del Museo de Albarracín.

Museo Diocesano

Se sitúa en las dependencias nobles y domésticas del antiguo Palacio Episcopal.

Este Museo posee, en primer lugar, un gran interés histórico y arquitectónico. Puesto que ocupa los espacios originales de viejo Palacio, constituye una magnífica ejemplificación del modo de vida diocesano de la época, recorriendo los habitáculos originales, cuya restauración recibió el premio Europa Nostra, y fue inaugurada por S.M. la Reina Sofía en 1995.

En estos singulares espacios se presenta lo más destacado del arte sacro de esta Diócesis. La primera sala de Mayordomía ofrece una buena introducción histórica, con elementos tan destacados como el excepcional pez de cristal de roca del siglo XVI, entre otras piezas sobresalientes. Siguiendo el recorrido se pasa a la antesala y salón del trono, en las que cuelga la sorprendente colección de tapices flamencos, del siglo XVI.

Si bien desde la antesala se accede a un pequeño oratorio en el que se expone parte de la riquísima colección textil, el salón principal desemboca en la excepcional capilla barroca del Obispo, así como en su antecapilla y biblioteca-alcoba, en la que se ha dispuesto la pintura más antigua, y una selectiva colección de orfebrerías.

Constituye un verdadero deleite, que nos ayuda a comprender en su conjunto, la significativa posición histórica de Albarracín, cuya Diócesis se remonta a la Edad Media, cuando la taifa de Albarracín pasa a D. Pedro Ruiz de Azagra, vertebrándola como señorío independiente cristiano. Los avatares de su peculiar historia quedan plasmados en los monumentos más importantes de la ciudad, sobretodo en su Catedral y en este Palacio –Museo diocesano.

Torre Blanca

Constituye uno de los tres castillos del sistema defensivo de la ciudad, que fue rehabilitado como espacio expositivo de Albarracín. Se dispone en tres plantas superpuestas, con una gran terraza superior, que se ofrece, por su emplazamiento, como uno de los más destacados miradores del conjunto monumental.

La Torre Blanca es una magnífica sala de expositiva en la que se han presentado grandes exposiciones diferentes, programadas por la Fundación, de pintorres como Gonzalo Tena, Vicente Pascual, Ricardo Calero, Oriol Vilapuch, Charo Pradas, Teresa Salcedo, Enrique Veganzones, Alejandro Molina, Solange Triger, etc. Algunos con trabajos creados en el mismo Albarracín con el programa Estancias Creativas de la Fundación, o como en el caso de los paisajistas, que exponen todos los años, becados por la misma institución.

Tarifas

Tarifa normal3 €
Tarifa especial A) Clientes de Establecimientos Colaboradores: 2,5 €
B) Grupos de más de 20 personas: 2,5 €

Puede reservar y realizar todas sus consultas de nuestros museos a través del Centro de Información llamando al 978 704035, mandando un e-mail (espaciosytesoros@aragon.es) o enviando su solicitud a través del formulario que puede encontrar en esta página web.